PALABRA DE VIDA. Monseñor José Rico Pavés : “el último de los profetas destacan tres aspectos de gran importancia sobre el Mesías: Jesús es el Cordero de Dios, es anterior al Bautista y sobre Él se posa el Espíritu Santo”

PALABRA DE VIDA. Monseñor José Rico Pavés : “el último de los profetas destacan tres aspectos de gran importancia sobre el Mesías: Jesús es el Cordero de Dios, es anterior al Bautista y sobre Él se posa el Espíritu Santo”


13 enero, 2023

El eco de la Fiesta del Bautismo del Señor resuena en el Segundo Domingo del Tiempo Ordinario. En el Evangelio de este día se nos invita a recoger el testimonio de san Juan Bautista sobre Jesús. Las palabras del último de los profetas destacan tres aspectos de gran importancia sobre el Mesías: Jesús es el Cordero de Dios, es anterior al Bautista y sobre Él se posa el Espíritu Santo.

     Jesús, ante todo, es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Ya los profetas habían presentado al Mesías futuro como “Cordero llevado al matadero” y ahora el Bautista declara de Jesús que Él es el anunciado por los profetas. La obra del Mesías será la liberación del pecado que esclaviza al ser humano, pero no una liberación al estilo de las conquistas humanas sino mediante la entrega de la propia vida. La mansedumbre del Cordero es siempre más poderosa que la soberbia del pecador.

     En segundo lugar, San Juan Bautista declara de Jesús que existía antes que él y que su bautismo de agua tenía como finalidad darlo a conocer a Israel. El Mesías no es un profeta más. Jesús es el Mesías del que hablaron los profetas, cuya existencia es anterior a todos ellos porque su origen está en Dios. Todo cuanto el Padre dice a la humanidad en todos los tiempos nos lo ha dicho en su Hijo amado Jesucristo. La tarea ahora de la humanidad es acoger esta Palabra para poder participar de su vida y poder llegar a ser hijos de Dios.

     En tercer lugar, san Juan Bautista da testimonio de que el Espíritu Santo desciende sobre Jesús y se posa sobre Él; por eso, Jesús es el Cristo, el Ungido. La misión de Jesucristo se realiza en perfecta cooperación con el Espíritu Santo. “Convenía –nos dicen los autores de la antigüedad cristiana- que el Espíritu Santo se habituara a habitar con los hombres; convenía que la humanidad se habituara a tratar con el Espíritu”. Este habituarse se realiza en la humanidad asumida por el Hijo de Dios al hacerse hombre, a fin de que tras la resurrección pudiera derramarse sobre todos los hombres. 

     Acogiendo el testimonio del Bautista reconocemos a Jesús como el Mesías, el Hijo de Dios, que nos comunica el Espíritu Santo para que vivamos liberados de la esclavitud del pecado, con la dignidad y grandeza de los hijos de Dios.

+ José Rico Pavés

Obispo de Asidonia-Jerez

ASIDONIA

Sin Comentarios

Deja un comentario