PALABRA DE VIDA. Monseñor Rico Pavés : “El tiempo de Adviento es ocasión propicia para preparar el encuentro con Cristo y aprender a estar con Él”

PALABRA DE VIDA. Monseñor Rico Pavés : “El tiempo de Adviento es ocasión propicia para preparar el encuentro con Cristo y aprender a estar con Él”


25 noviembre, 2022

Comienza un nuevo año litúrgico y la Iglesia pone en nuestros labios una sorprendente petición: “aviva en tus fieles el deseo de salir al encuentro de Cristo que viene, acompañados por las buenas obras”. Cristo viene, nos recuerda la Liturgia, y el encuentro con Él no puede ser improvisado. El tiempo de Adviento es ocasión propicia para preparar el encuentro con Cristo y aprender a estar con Él.

     El primer Domingo del nuevo año litúrgico destaca, ante todo, la venida de Jesucristo al final de los tiempos. Al inicio se nos anuncia el fin. Tal es la lógica de la esperanza. Puede esperar quien tiene seguridad de lo que estar por venir. No afirmamos que la venida de Cristo esté fijada para el “fin de los tiempos”, sino que su venida traerá el fin de la creación y de la historia. El desenlace de este mundo acontecerá al venir Cristo en gloria y majestad. No son el azar ni el desorden los que conducen el mundo y su historia. El plan de Dios es salvador porque triunfa sobre la pretensión de quienes se empeñan en plantear el mundo al margen de Él. Confesar la venida de Cristo es proclamar con confianza que le pertenece la victoria definitiva sobre la rebeldía del pecado. Somos salvados en esperanza y la esperanza nos asegura que al final de nuestra vida hay quien nos espera.

     Jesucristo nos recuerda en el pasaje evangélico de este Domingo que su venida acontecerá cuando menos lo esperemos. Sus palabras son invitación a la vigilancia. La esperanza nos hace vigilantes: porque sabemos que Cristo nos espera, preparamos ahora el encuentro definitivo con Él reconociendo su presencia velada y saliendo a su encuentro para permanecer en Él. Para quien cuida ahora el trato con el Señor en los sacramentos –principalmente en la Eucaristía-, en su Palabra, en los ministros que actúan en su nombre, en la asamblea reunida en torno a Él y en los más necesitados, verá aumentado su deseo confiado de estar para siempre con el Señor y cuando llegue este encuentro definitivo con Él irrumpirá la alegría sin término. Cristo viene. Salgamos a su encuentro. Nuestra plena alegría está en juego. 

+ José Rico Pavés

Obispo de Asidonia-Jerez

ASIDONIA

Sin Comentarios

Deja un comentario