PALABRA DE VIDA. Monseñor Rico Pavés : “La soberanía suprema de Jesucristo se manifiesta en la cruz”

PALABRA DE VIDA. Monseñor Rico Pavés : “La soberanía suprema de Jesucristo se manifiesta en la cruz”


19 noviembre, 2022

     Venimos de celebrar la sexta Jornada mundial de los pobres, presentada por el papa Francisco como «una sana provocación para ayudarnos a reflexionar sobre nuestro estilo de vida y sobre tantas pobrezas del momento presente». Con el lema “Jesucristo se hizo pobre por vosotros” se nos ha invitado a entrar más plenamente en la hondura del amor de Dios. El que es rico se hace pobre para rescatarnos de nuestras pobrezas. Admirable intercambio de misericordia: el Salvador toma lo nuestro para darnos lo suyo, el Hijo de Dios se hace hombre para hacernos hijos de Dios, el Señor se hace esclavo para liberarnos de nuestras esclavitudes.

     Y llegamos así a la conclusión del Año litúrgico, con la Solemnidad de Cristo Rey del Universo. De nuevo el intercambio admirable de misericordia. Jesús reina desde la cruz. A los ojos del mundo aparece derrotado: el que curaba a los enfermos, expulsaba demonios y devolvía la vida a los muertos, cuelga ahora de una cruz sometido a la burla de todos. Los incrédulos soldados romanos y los piadosos dirigentes judíos se unen al poner voz al desprecio: si ha salvado a otros que se salve también a sí mismo. Entre los ultrajes se abre paso la súplica de un condenado que reconoce su culpa y pide misericordia al único que puede otorgarla. Y ahí, cuando parece vencido, Jesús proclama el premio de la victoria: “hoy estarás conmigo en el Paraíso”. La soberanía suprema de Jesucristo se manifiesta en la cruz: usa la palabra del silencio con los inicuos soberbios y ofrece la esperanza del galardón a quien se dirige a Él con humildad. Sufriendo muerte ignominiosa Jesucristo derrota al Príncipe de este mundo, destruye la iniquidad del mundo y abre la puerta del Cielo. Es entonces, sólo entonces, cuando Jesús acepta ser proclamado Rey. Sorprendente elección: el año litúrgico alcanza su meta, Jesucristo es confesado como Rey universal y la Iglesia nos invita a contemplar el pasaje evangélico de la crucifixión.

     La Solemnidad de este Domingo nos descubre la puerta de la esperanza. Reconoce y confiesa a Jesucristo Rey quien no se escandaliza de la Cruz gloriosa y se acerca a ella con la humildad del malhechor arrepentido. Podemos esperar porque al final de nuestra vida sabemos que hay quien nos espera: Jesucristo, Rey del universo.

+ José Rico Pavés

Obispo de Asidonia-Jerez

ASIDONIA

No Comment

LEAVE A COMMENT