El primer destino de la Peregrinación de la Diócesis al Sagrado Corazón de Jesús : Basílica Santuario Nacional de la Gran Promesa en Valladolid

El primer destino de la Peregrinación de la Diócesis al Sagrado Corazón de Jesús : Basílica Santuario Nacional de la Gran Promesa en Valladolid


17 agosto, 2022

Conocemos el primer lugar de oración que visitaremos en la Peregrinación al Sagrado Corazón de Jesús organizada por la Diócesis.

Durante el día de ayer se público por parte de la Diócesis la inscripción y toda la información de la Peregrinación al Sagrado Corazón de Jesús. Esta, que tendrá lugar del 17 al 22 de octubre, se lleva a cabo con motivo del Año Jubilar que celebramos desde el 19 de febrero de 2022, día de la consagración de la Diócesis al Sagrado Corazón. Para más información sobre esta peregrinación pincha en este enlace – https://wp.diocesisdejerez.org/2022/08/16/peregrinacion-al-sagrado-corazon-de-jesus-con-motivo-de-la-celebracion-del-ano-jubilar-en-la-diocesis/

Para conocer aún más este importante evento nos acercamos a conocer los principales lugares de espiritualidad al Sagrado Corazón de Jesús que visitaremos comenzando por la Basílica Santuario Nacional de la Gran Promesa de Valladolid

Fuente : https://www.basilicagranpromesa.es/paginas.php?id=16

Basílica Santuario Nacional la Gran Promesa

La Basílica de la Gran Promesa surge como un fuerte empeño de promoción del reinado de Cristo en la sociedad de inicios del s. XX.

El arzobispo Gandásegui llega a Valladolid en octubre de 1920. Ha concluido la Primera Guerra Mundial; el rey Alfonso XIII ha consagrado España al Corazón de Jesús en el Cerro de los Ángeles; Pío XI instituye la fiesta de Cristo Rey en 1925; el 14 de abril de 1931 se proclama en Madrid la 2ª República Española; en 1933 se conmemora el segundo centenario de la Gran Promesa al P. Hoyos (Más información sobre el Beato Bernardo Hoyos más abajo).

Ante estas circunstancias el Dr. Gandásegui va centrando toda su acción pastoral en promover la espiritualidad del Corazón de Jesús y extender su reinado en la sociedad. El 24 de junio de 1923 inaugura la imagen que corona la torre de la catedral de Valladolid y consagra la diócesis al Corazón de Jesús.

En 1933 Pío XI, a petición del Arzobispo, concede que la iglesia de San Esteban (entonces parroquia) sea dedicada al Corazón de Jesús como templo expiatorio; por este motivo funda la revista Reinaré, y encomienda al sacerdote madrileño D. Félix Granda la ornamentación y actualización del templo para adaptarlo a su nueva función.

Pero todo queda en suspenso con la Guerra Civil Española (1936) y la muerte del Dr. Gandásegui. Su sucesor, Antonio García y García, retoma con todo interés la antorcha encendida por Gandásegui y en junio de 1941 dedica al Corazón de Jesús e inaugura solemnemente el Santuario de la Gran Promesa que, en palabras del Papa Pío XII, representa en Valladolid “un foco de luz y de amor del Corazón del Rey Divino”. El Santuario se proyecta hacia Hispanoamérica y Filipinas, la Hispanidad, y se hacen grandes planes (y planos) sobre la construcción de un magnífico complejo de irradiación de espiritualidad corazonista, que el Arzobispo denomina El Alcázar de Cristo Rey. Se adquieren terrenos, se pone la primera piedra (27-junio-1948), se prepara una espléndida maqueta de todo el proyecto y se comienza a edificar. 

Beato Bernardo Hoyos

HM Televisión realiza un pequeño reportaje sobre el Beato Bernardo Hoyos y la Basílica Santuario Nacional de la Gran Promesa

El origen de esta Basílica hay que buscarlo en Bernardo de Hoyos, jesuita, natural de Torrelobatón (Valladolid), muerto a los 24 años (1711-1735). Pero, ¿quién fue Bernardo de Hoyos? Sin duda alguna, un “elegido”. Como elige lugares, Dios escoge también personas.

Bernardo ingresa a los 15 años en el Noviciado de Villagarcía. Pronto comienza a sentir como el Señor le lleva por un camino extraordinario de oración. Primero con grandes consolaciones y más tarde sufriendo abandonos más o menos prolongados del Señor para una gran tarea: La de ser el primer apóstol de su Corazón en España.

Momentos importantes de la vida del Beato Bernardo Hoyos

En Valladolid donde estudia teología en el Colegio de San Ambrosio. Aquí cae en sus manos el libro del P. Gallifet sobre el culto y devoción sobre el Corazón de Jesús, que Bernardo hasta entonces ignoraba: “De repente sentí en mi espíritu -mientras lo leía- un extraordinario movimiento, fuerte, suave y nada arrebatado ni impetuoso, con el cual me fui luego al punto delante del Señor Sacramentado a ofrecerme a su Corazón para cooperar cuanto pudiese… a la extensión de su culto”. 

El día de la Ascensión, 14 de mayo de 1733, cuando el Señor formula la Gran Promesa, que da nombre a la Basílica-Santuario. Así lo escribe Bernardo: “Pidiendo esta fiesta (del Corazón de Jesús) en especial para España, en que ni aún memoria parece que hay de ella, me dijo Jesús: Reinaré en España y con más veneración que en otras muchas partes”. 

Dado que por aquella época el culto y la devoción al Corazón de Jesús se había extendido por países como Francia o Polonia y en España era prácticamente desconocido, parece claro que no se habla aquí de una prevalencia de un pueblo o nación sobre los demás. El sentido de la frase –visto en su contexto- sería éste: “Reinaré en España con no menos veneración que en otros países, incluso con más, aunque hayáis empezado esta carrera más tardíamente que en otros lugares”. Lejos de ensoberbecernos, esta tarea carga sobre nuestros hombros la responsabilidad de dar a conocer a nuestros compatriotas y a todos los hombres las riquezas del Corazón de Dios.

A partir de este momento el P. Hoyos no descansará un momento. Libros, estampas y grabados, misiones populares, ganarse a sus superiores, obispos y hasta el mismo rey… todo se le hace poco cuando se trata de extender esta devoción.

ASIDONIA

No Comment

LEAVE A COMMENT