Recomendaciones de la Librería Diocesana para el mes de febrero

Recomendaciones de la Librería Diocesana para el mes de febrero


7 febrero, 2022

“Sermones de adviento”, San Buenaventura, Ed. BAC, Madrid, 2021, 392 pp. Introducción, traducción y notas de Alejandro Holgado Ramírez y Francisco Antonio García Romero. Los sermones de Adviento de san Buenaventura son «verdadera joya de una teología y espiritualidad de la esperanza» (J. Ratzinger). Entretejidos a partir de la Palabra de Dios, para predicar a todos y enseñar a predicar, nos ofrecen un precioso servicio a la vivencia del espíritu de la liturgia de Adviento.

“Fieles al envío misionero (plan pastoral 2021 – 2025)”, CEE, Ed. Edice, La llamada permanente a evangelizar y a la salida misionera se transforma en una pregunta, ¿cómo evangelizar en la actual sociedad española? La Iglesia vive en permanente fidelidad a un doble mandato, «id y anunciad el Evangelio» y «haced esto en conmemoración». Este mandato ha de ser vivido en la novedad de cada momento histórico. El coloquio entre fidelidad y novedad marca la vida de la Iglesia. Los obispos proponen una dinámica de salida misionera que brota de la alegría de la misericordia y exige conversión pastoral y que debe ser, para este tiempo, el paradigma de toda la obra de la Iglesia.

 “Ser padre con san José (Breve guía del aventurero de los tiempos posmodernos)”, Fabrice Hadjadj, Ed. Rialp, Madrid, 2021,  208 pp. Ya es hora de devolverle a san José su figura humana, porque la santidad no nos aleja de la humanidad: nos compromete con ella. Y al ser su hijo el Hijo de Dios, se ve aún más superado que todos nosotros. Él solo trata de hacerlo bien, pero nunca llega a estar a la altura. Esa limitación le obligará a confiarse siempre al Padre eterno. El autor se propone demostrar que la paternidad es la aventura más importante y decisiva.  

 “La teología de los primeros cristianos (siglos I al V)”, E. Prinzivalli – M. Simonetti, Ed. BAC, 2021, 620 pp. Esta obra magna de dos patrólogos consagrados, Emanuella Prinzivalli y Manlio Simonetti, ofrece una cuidadosa síntesis de la teología de los siglos I-V, incluyendo no solo la cristología y la reflexión trinitaria, sino también la concepción del hombre, de la historia, del destino…y la forma de vivir y organizarse de los primeros cristianos. El enfoque es netamente histórico atendiendo a la diversidad de áreas geográficas, con sus peculiaridades culturales. 

 “El arte de celebrar la eucaristía”, Félix María Arocena, Alberto Portolés Ed. BAC, Madrid, 2021, 256 pp. ¿Qué pretenden los autores del presente libro? Ayudar a conocer mejor el rico alfabeto sensible de los signos y símbolos que se dan cita en la celebración de la Misa. Desean traslucir aquello que transmiten los variados códigos de comunicación que interactúan en el rito eucarístico. Se trata de un lenguaje que activa los sentidos espirituales de los fieles, y los sitúa en la via pulchritudinis, al servicio de una profunda vivencia del sacrum de la Eucaristía: un regalo divino demasiado grande para tolerar devaluaciones. 

 “La fuerza de la cruz”, Raniero  Cantalamessa, Ed. Fonte, Burgos, 2020, 512 pp. Es el libro estrella de su autor. Nos ofrece en él las Homilías predicadas cada Viernes Santo en la Basílica de San Pedro del Vaticano desde 1980. Reflexiones que forman en su conjunto el mejor comentario que podamos encontrar al mayor drama de la Humanidad: la Pasión del Señor.

“El diaconado (Nuevas perspectivas)”, Dario Vitali, Ed. BAC, Madrid, 2021, 184 pp.  Restaurado el diaconado por el Vaticano II como «grado propio y permanente de la jerarquía eclesiástica» (Lumen gentium, 29), ha habido, por un lado, un crecimiento continuo de los ordenados; por otro, sin embargo, hay una debilidad en la estructura teórica que sostiene el ministerio diaconal, configurado en su perfil más por la práctica eclesial que por una comprensión teológica y sacramental que lo sustente y nutra. El autor ofrece una adecuada interpretación teológica del diaconado y, finalmente, formula propuestas pastorales originales e interesantes para el futuro de este ministerio.

“El rey Balduino (el legado de su vida)”, Cardenal L.J. Suenens, Ed. Libros Libres, 2021, 194 pp. El libro contiene un texto anterior íntegro, pero también otros escritos inéditos, rescatados de la correspondencia privada del Rey con personas de su entorno familiar, así como más de 70 fotografías, muchas de ellas originales y captadas en la intimidad familiar, hasta ahora desconocidas para el gran público. Las cartas privadas del Rey Balduino, cedidas por los propios destinatarios, traslucen la profundidad de su vida espiritual, unión con Dios y humanidad. Son, sin duda, un valioso medio para comprender mejor la forma de ser y actuar de este monarca que dejó huella.

“Las preguntas de jesús”, Ludwig Monti,   Ed. Sal Terrae, Barcelona, 2021, 272 pp. A Jesús le gustaba mucho más plantear preguntas que dar respuestas. Y el hecho de que en los evangelios sean más numerosas las preguntas que él plantea que las que otros le dirigen es un claro testimonio de ello. Este libro recoge las más de doscientas preguntas de Jesús, presentadas según los testimonios evangélicos y los destinatarios. Un listado de los temas que configuran un «mapa» de la vida lleno de matices. Humanos y divinos.

“El creo explicado a los cristianos un poco escépticos (y a los escépticos un poco cristianos)” Luis González-Carvajal, Ed. Sal Terrae, Barcelona, 2019, 160 pp. No estamos ante un comentario más al Credo. El título de este libro explica perfectamente su nota más característica: Está dirigido a “los cristianos un poco escépticos”; es decir, a aquellos que piensan y -precisamente por pensar- tienen dificultades con el Credo.

“Hacia el “primado sinodal” del  papa Francisco”, Salvador Pié y Ninot, Ed. BAC, Madrid, 2021, 120 pp. Jesús ha constituido la Iglesia poniendo en su cumbre al Colegio apostólico, en el que el apóstol Pedro es la «roca», aquel que debe «confirmar» a los hermanos en la fe. Pero en esta Iglesia, como en una pirámide invertida, la cima se encuentra por debajo de la base. Por eso, quienes ejercen la autoridad se llaman «ministros»: porque, según el significado originario de la palabra, son los más pequeños de todos. Cada Obispo, sirviendo al Pueblo de Dios, llega a ser, para la porción de la grey que le ha sido encomendada, vicarius Christi, vicario de Jesús, quien en la Última Cena se inclinó para lavar los pies de los apóstoles. Y, en un horizonte semejante, el mismo Sucesor de Pedro es el Servus servorum Dei (Papa Francisco).

ASIDONIA

No Comment

LEAVE A COMMENT